viernes, 9 de enero de 2015

Champú de cebolla de Nuggela & Sulé, o cómo las marcas apelan a la fe ciega del consumidor

Hoy en día, el hecho de elegir y comprar un champú es poco menos que un acto de fe. No sólo pasa con el champú, sino prácticamente con cualquier producto que se comercialice, publicite y venda en esta sociedad consumista.



El otro día, saltando de blog en blog, me topé con un post (no recuerdo dónde) en el que su autora expresaba un gran deseo de probar el nuevo champú de cebolla de Nuggela&Sulé. ¿Por qué tenía tantas ganas de probarlo? Ni ella misma lo sabía. Sólo dejaba caer que había leído muy buenas críticas y que al parecer era maravilloso.

Nada más leer aquello, tuve que investigar. No todos los días te topas con un champú que afirme llevar un ingrediente tan insólito en su composición. Es verdad que la cebolla se ha venido utilizando como remedio de abuela de toda la vida contra la calvicie, restregándola tal cual sobre el cráneo, desde el principio de los tiempos. También es cierto que cuenta con mogollón de propiedades beneficiosas. Pero, quizá por el olor tan fuerte que desprende, o simplemente por falta de glamour, la cebolla, que yo sepa, no ha sido nunca un ingrediente popular en lo que a productos capilares se refiere. 

Llevando la contraria a la tendencia que impera en el mundo del marketing cosmético, que tiende a vendernos las bondades de ingredientes cada vez más sofisticados, más exóticos y de lo más chic, como la seda, el cachemir, el patchoulí, la guayaba, la sal del mar muerto, el caviar, las perlas y cualquier cosa rara y con pinta de ser cara y exclusiva, la gente que está detrás de este producto ha optado por lanzarse a la piscina con algo tan común y tan poco sofisticado como la cebolla. 

Y han apostado fuerte por ella. De hecho, el champú no se llama champú a secas, sino champú de cebolla. Van a tope. Eso sí, dejando bien clarito por todas partes, para que a nadie le quede ninguna duda al respecto, que el champú de cebolla no huele a cebolla, y que no deja olor a cebolla en el pelo, sino que huele a una mezcla de heno y limón, que suena mucho más apetecible.

Pero no creáis que porque su ingrediente estrella sea algo tan humilde como la cebolla el champú os va a salir barato. Qué va, nada más lejos de la realizad. 125 ml. de champú de cebolla cuestan nada menos que 29,90 euros.

Así que mi pregunta es, ¿qué puede llevar este champú que haga que merezca la pena gastarse 30 euros en él? La página oficial de Nuggela&Sulé contiene tres páginas completas de información acerca del producto, divididas en tres pestañas: Champú, Cebolla y Cabello e Historia y Ciencia. En la pestaña Champú, nos hablan de todas las propiedades y beneficios que éste le aporta a nuestro pelo, aclaran que es un champú de uso diario y nos tranquilizan dejando claro que no huele a cebolla y que no contiene parabenos. Incluso nos explican cómo utilizarlo, por si queda algún despistado que aún no sabe cómo lavarse el pelo.

En el apartado Cebolla y Cabello, se nos revelan los beneficios que aporta la cebolla a nuestro pelo. Básicamente, la cebolla es la panacea que pone remedio a cualquier problema capilar que podáis experimentar o imaginar. Pero no se quedan sólo ahí; más abajo, un gran botón naranja nos invita a descubrir el "secreto" del champú de cebolla. Yo, que soy así de ingenua, llegué a pensar que tras ese botón encontraría por fin el listado de ingredientes, que era lo que desde el principio andaba buscando. Pero no. Básicamente, el "secreto" es que la cebolla contiene una elevada concentración de quercetina y azufre, que al parecer son la repera para el pelo. 

La tercera página, Historia y Ciencia, nos hace un rápido repaso del uso de la cebolla como tratamiento capilar, incluyendo enlaces a distintas fuentes, que van desde algún estudio médico hasta vídeos de usuarios en YouTube.

Aparte de todo esto, una cuarta pestaña de "Consejos", nos ofrece una serie de preguntas y respuestas tan útiles e informativas como "¿puedo usar el champú todos los días?" o "¿sirve para todo tipo de cabellos?" (como podréis imaginar, la respuesta a ambas preguntas es por supuestísimo que sí).

En definitiva, todo muy completo y muy detallado, pero ni rastro de lo más importante de todo: el INCI del champú. De los ingredientes, aparte de la omnipresente cebolla, que en realidad se menciona como "extracto de cebolla" únicamente nos hablan de glucógeno marino, y aclaran que no contiene parabenos (porque claro, los parabenos son poco menos que el anticristo, y están muy mal vistos hoy en día. Anunciar a bombo y platillo que un producto no los lleva es una estupenda técnica de marketing para vender más). También, en un apartado de las preguntas y respuestas, se medio deja caer que tampoco lleva parafinas o siliconas. Así que el resto del champú, ¿de qué se compone? ¿Cuál es el tensioactivo que limpia el pelo? ¿Cuál es el conservante? ¿O pretenden que me crea que todo es "extracto de cebolla"? ¿De dónde salen entonces el heno y el limón? 

He buscado por todas partes, Internet arriba y abajo, el listado de los ingredientes este champú y no ha habido forma humana de encontrarlo. Y por supuesto todas las fotos son de la parte delantera del envase, de la cara bonita, donde no se muestra nada. En una página incluso he leído que sus ingredientes son 100% naturales (mentira cochina, ver actualización más abajo), cosa que en la página oficial no se menciona ni de pasada. También he leído que se vende en farmacias y herbolarios, pero ni siquiera que un producto se venda en herbolario es garantía de nada.

Yo no digo que el champú no sea natural, al fin y al cabo no puedo saberlo sin ver los ingredientes (aunque ya me voy formando sospechas). Lo único que digo es que si de verdad es tan maravilloso y estupendo, ¿qué necesidad hay de ocultar su formulación? ¿Por qué ese misterio, esa necesidad de camuflar la información que de verdad importa con tanta palabrería bonita y vacía?

He escrito un email a los responsables del champú de cebolla, preguntándoles si serían tan amables de proporcionarme el INCI del producto. Me han dicho que mi solicitud se está procesando, y que pronto me darán una respuesta. 

No sé vosotros, pero si me fuese a gastar 30 euros en un champú, al menos me gustaría saber exactamente qué es lo que le voy a poner a mi pelo. Que me cuenten que "extracto de cebolla", por muy maravillosa que pueda ser la cebolla para el pelo, no me vale, ni aunque me prometan que no lleva parabenos. 30 euros es una pasta por un champú, así que considero que, si de verdad quieren que los invierta en ellos, merezco más datos fiable y menos retórica, historias y adornos literarios. Como consumidores, no sólo merecemos, sino que nos deben esa información.

Yo ya lo aprendí por las malas con el champú "de barro del mar muerto" de Miraur, que según ellos tampoco llevaba parabenos. Y luego, mira tú por dónde, resulto que sí.

ACTUALIZACIÓN. Tal y como cabía suponer, no he recibido respuesta alguna por parte de los responsables de la marca (al menos de momento). Sin embargo, Maquiyonkis acaba de publicar una review muy completa del champú, en la que incluye una foto del listado de ingredientes. Si os interesa consultar el INCI completo podéis ver la foto en su post, pero vamos, ya os adelanto que no me ha sorprendido en absoluto ver que está lleno de porquerías, y que de natural tiene más bien poco: sulfatos (tanto laureth como lauryl), EDTAs, PEGs, mogollón de siliconas, phenoxyetanol... El extracto de cebolla ocupa el duodécimo lugar en el INCI, por detrás de joyitas como la Cocamide DEA (conocido carcinógeno) y varios PEGs.

Y toda esa maravilla por sólo 30 euritos de nada.

No sé vosotros, pero yo ya estoy harta.

No más actos de fe consumistas. Las marcas no son tus amigas, no les importa tu pelo, aunque parezca que sí, y tampoco tu salud. Lo único que les interesa es vender. Eso, y sacar el mayor beneficio posible con la mínima inversión. Por eso usan ingredientes baratos y dudosos y los adornan con palabrería y envases bonitos. Para vendértelo a precio de oro y hacerte pensar que estás comprando algo muy exclusivo y de calidad, cuando en realidad te están colando un detergente barato. Si de verdad esta porquería se vende en herbolarios, mal vamos.

30 comentarios:

  1. Te comprendo perfectamente, yo también estoy hartísima de todo. Estoy harta de ir a herbolarios y que me cuelen basura y de que a las grandes empresas no les importe nuestra salud con tal de que ellos se cubran de dinero. Porque claro, vivimos en una sociedad en la que no está permitido vender algo que te intoxique y te mate al instante (porque se podría conocer al culpable del crimen inmediatamente), pero sí que se puede vender cualquier cosa cuyos ingredientes a la larga produzcan muchos problemas de salud porque claro, se lavan las manos. La gente tiene muchos problemas, pero no pueden decir: "esto que me pasa ha sido culpa de esto en concreto". Si estamos acribillados de porquería por todas partes, y encima porquería que se va acumulando en nuestro organismo y los que acabamos realmente perjudicados somos nosotros, los que damos el dinero para que nos vayan matando. Pero las empresas se lavan las manos, claro. Mi madre tiene una enfermedad crónica por culpa de los químicos desde hace unos quince años y está harta de que no tomen en serio su enfermedad limitante. Y yo no quiero caer en eso, e intento cuidarme todo lo posible. Pero es extremadamente complicado, estamos infestados de un montón de cosas horribles...

    Bueno, he de decir que me gusta muchísimo tu blog y lo sigo religiosamente desde hace bastante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Mitsuki, muchas gracias por tu comentario, me ha hecho mucha ilusión leerlo.

      Uno de los principales problemas en todo este asunto es que hay mucha zona gris en el tema de la seguridad de los componentes que se añaden tanto a cosméticos como a productos de alimentación, como saborizantes, conservantes, colorantes artificiales y demás. La mayoría se aprueban como seguros para su uso humano simplemente porque, en principio y tras realizar muchas pruebas, no parecen nocivos si se aplican en dosis determinadas. Pero nadie está teniendo en cuenta los efectos a largo plazo, o las dosis acumulativas que nos metemos cada día en el cuerpo. Sí, puede que un champú con parabenos no te haga daño, porque la concentración de los mismos es muy baja, pero cuando usas 15 productos de belleza diferentes, todos ellos con su correspondiente concentración de parabenos, la cosa cambia. Es igual para todos los ingredientes controvertidos. Debería primar el principio de precaución, eso sería lo lógico y lo normal, pero a las marcas no les interesa porque los ingredientes más dudosos son también los más baratos, y ellas lo único que quieren es sacar el máximo beneficio posible, aunque sea a costa de nuestra salud.

      De lo que no se terminan de dar cuenta es que todo esto tiene (espero) fecha de caducidad. Sus técnicas de marketing y sus trucos baratos para vendernos productos mediocres a precio de oro están llegando a su fin. Tengo esperanzas de que Internet vaya poco a poco cambiando todo eso. Antes era más difícil, mucho más complicado saber, informarse… teníamos que confiar sí o sí en lo que nos contaban. Pero ahora tenemos toda la información que podamos necesitar a tan sólo un clic de distancia. Como consumidores, tenemos la capacidad de tomar cartas en el asunto. Internet permite que cada vez estemos más informados, más enterados de todo, más conectados. La gente tiene que empezar a preocuparse por saber qué es lo que está comprando y consumiendo, y concienciarse de la importancia que tiene dicho conocimiento. Esa información es la clave de todo, es lo que permitirá que las cosas cambien a mejor. Que casos como el de tu madre salgan a la luz, que la gente entienda que la Sensibilidad Química Múltiple es una realidad que, por desgracia, cada día afecta más personas, que no son casos aislados. Es importante hacerse oír, y decir la verdad por encima de toda la manipulación y todas las mentiras que nos cuentan a diario. Ojalá poquito a poco podamos ir cambiando esa mentalidad de borregos que confían en productos milagrosos, anuncios de televisión y “recomendaciones” de famosos. Seguro que entre todos podemos, y cada vez somos más. Un abrazo y gracias por leerme :)

      Eliminar
  2. Me ha gustado mucho tu post, es lo mismo que me pasa a mi, en cuanto veo un producto que parece interesante busco el INCI y vaya chascos que me llevo! Antes no era asi y nos colaban de todo, gracias a gente como tu, vamos siendo cada vez más las personas que investigamos antes de comprar. Muchas gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Beatriz, me hace mucha ilusión saber que cada vez más gente se interesa por conocer el INCI de los productos y saber lo que se está poniendo sobre la piel. Yo también, hace no mucho, compraba a lo loco y sin cabeza, fiándome de lo que me decían las marcas. Si en la etiqueta ponía "este champú es perfecto para el pelo graso por esto y por aquello", allá que iba yo a comprarlo. Y luego claro, venían las decepciones. Pero me parecía lo normal, pensaba que simplemente no había un champú apropiado para mi pelo, y que el problema lo tenía yo y no el producto. No se me ocurría leer las etiquetas, y aunque lo hiciera no entendía nada. No sabía que era bastante más fácil de lo que parece a simple vista. Y es verdad que te llevas buenos chascos leyendo INCIs, pero también muchas alegrías, y sobre todo la satisfacción de saber que estás tomando decisiones de forma consciente e informada, sin dejarte manipular por nadie. Gracias por leerme, y por tu comentario :) Un abrazo

      Eliminar
  3. Efectivamente... creo que no me equivoco si digo que antes nadie de los que ahora pasan por aquí se leían los INCIs... ahora por suerte lo hace mucha más gente, ya sea para evitar usar productos de origen animal, o química, o productos que puedan causarles alguna reacción... o simplemente para saber si el producto funciona de verdad o les están timando ;). La verdad es que en ese sentido estamos dando grandes pasos, y yo personalmente creo que cuantos más seamos mejor. Es la única manera que se me ocurre de que las marcas se preocupen realmente por qué ponen en sus botes...

    Un besote, es un placer conocer tu blog, que veo que me va a ser muy interesante :) ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Completamente de acuerdo, María! es genial ver que cada vez somos más. Si todo sigue así, dentro de unos años las marcas no tendrán más remedio que recular, reformular sus productos dar la cara y confesar unas cuantas verdades incómodas. Cada vez somos menos ovejitas obedientes, y más consumidores críticos, concienciados e informados.
      Un saludo, ¡nos leemos!

      Eliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. yo me acabo de comprar uno casi exactamente igual por 20 euros , lo único que cambia es el envoltorio de la botella , y me ha costada 20 euros 500 ml

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y los ingredientes, Ioana Catalina? ¿Es un champú natural? Porque un champú de cebolla de verdad, con ingredientes naturales y una buena formulación sí que puede ser muy interesante :)

      Eliminar
  6. Lo has probado?xq criticar una cosa que no has utilizado?como sabes que va mal? Tan raro me parece alabar una cosa que solo por lo que comenta la gente como desacreditar una cosa que no se ha probado , yo si lo he probado.por cierto no cuesta 30euros si no unos 20

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si has leído el texto con atención, verás que en ningún momento he criticado la efectividad del producto, puesto que, como bien dices, no lo he probado. Sin embargo, no necesito probarlo para opinar sobre la falta de transparencia de la marca, o sobre la formulación del champú, que es de lo que trata el post. En cuanto al precio, puede que haya bajado, o que lo hayas visto rebajado en algún sitio, pero en enero de 2015, que es la fecha de publicación de este post, el champú costaba exactamente 29,29 euros, que supongo fue su precio de lanzamiento al mercado.

      Eliminar
  7. Fantástica entrada. Estoy de acuerdo en que cuando algo se pone de moda ese boom hace que mucha gente compre a ciegas. Pero sobre este champú en particular de momento no puedo decir nada, lo tengo desde hace unos meses, igual que otro de cebolla de otra marca (Armonía ambos con sulfatos), y los utilizaré más adelante. No me sorprende lo que comentas de la composición, muy pocas son las marcas que tienen transparencia en ese punto y los ponen de forma pública en su web, cosa que deberían hacer porque cada vez hay más personas con alergias y similares que no se arriesgan a comprar algo sin saber que es lo que lleva.

    Las modas ciegan y es lógico que cualquier negocio aproveche el tirón. Pasó con las bayas de goji, por ejemplo, con el aloe, con el veneno de serpiente, con la baba de caracol, y es algo que seguirá pasando. ¿Qué cabrea? En parte si, pero para eso está investigar un poco antes de comprar y no cegarse.

    En fin, cuando lo use ya veré si es para tanto. De momento sigo con otros que me van de maravilla : )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Diana :) Creo que es importante ayudar a fomentar el consumo responsable, informado y con criterio. Las modas tontas son inevitables, hoy es una cosa y mañana será otra. Ya lo dice el refrán, de los tontos viven los listos, por eso es importante que cada uno de nosotros, como consumidores, aprendamos a hacernos respetar. Ahora con internet es facilísimo informarse, comparar y formarse un criterio propio, para poder tomar decisiones bien pensadas, en lugar de dejarnos arrastrar de acá para allá como borregos, según sople el viento.

      Eliminar
    2. Acabo de llegar y me meto XD. ¿ Pocas tienen transparencia en la composición ? No es así. Y las que no lo indican en su web, si se venden en puntos físicos en España, deben proporcionarte ese dato si lo pides. Recuerdo cómo una vez Clinique me envió la lista completa de ingredientes de un producto porque no lo había en mi perfumería habitual, y antes de comprarlo on line o no, quería ver la composición. Así deben ser las cosas.

      Eliminar
    3. ¡Hola, Inma! Por supuesto que las marcas tienen la obligación legal de proporcionarte la composición de sus productos si se lo pides. El problema es que muchas de ellas hacen todo lo posible para complicarte la vida, y dificultar el que puedas acceder a esa información, con el fin de que te canses y desistas. Por eso me gustan tanto las marcas transparentes, que no esconden nada, porque no tienen nada que esconder. Son las que más confianza transmiten, ¿no crees? Si Clinique ofreciera la composición de sus productos en su web, te ahorraría el paso de tener que solicitar esa información, y todo sería mucho más sencillo para nosotros, como consumidores.

      Eliminar
  8. A mis brazos. No conozco el producto, pero sí sé que tienen una campaña de marketing potente y han enviado el producto a muchas blogueras de las que yo llamo sobornables. Viene a ser como el traje nuevo del emperador, si a tdas les ha ido bien una teme decir que no ha visto nada. Sobre lo del INCI, te adoro, yo no compro sin ver el INCI de las cosas, salvo algún esmalte de uñas aprobado por la UE, y salgo por patas cuando en una web no indican lso ingredientes, máxime si me dicen que es natural. Apunta otro timo, hay cremas hidratantes con certificado ecológico cuyo principal ingrediente es el agua. No tendría nada de malosi no fuera porque te lo cobran como si fuera aceite de argán del bueno ese "bulk" de la emulsión. Besitos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón, Inma, siempre hay que leer las etiquetas, y estar atento para que no te den gato por liebre, como se suele decir. Especialmente en el ámbito de la cosmética ecológica donde la legislación (si la hay) es tan ambigua, y los timos y el fraude son, por desgracia, tan habituales. Ojalá más gente fuera como tú, y leyera los INCIs antes de comprar. Es importante saber exactamente en qué estás invirtiendo tu dinero, en lugar de fiarte ciegamente de marcas que, muchas veces, lo único que quieren es sacarte la pasta y llevarse además el máximo beneficio posible. Ole tú, por ser una consumidora responsable e informada :)

      Eliminar
  9. Hola!. Entiendo que quieras saber sobre la formulacion del producto. Yo tengo un problema grave en la piel y tengo mil y una alergias en la pìel, hasta el punto de no haber encontrado nunca un champu que no haga que la piel se me descame. He probado con muchisimas marcas, algunas "naturales" y otras que no lo son tanto y el caso es que jamas he conseguido lavarme el pelo y que se me quede bien. El caso es que en la parafarmacia me recomendaron este champu cuando llegue con el pelo graso (me lo habia lavado por la mañana), sin brillo, lleno de descamaciones y con un picor terrible. Soy muy alergica a los parabenos y alergica (algo menos) a los sulfitos. Lo que me causo este "brote" fue el champu extrasuave de Apivita, teoricamente muy natural. Un lavado. Con un lavado se me han quitado los picores, tengo el pelo mas suave y no tengo nada de grasa. Entiendo que no lo has probado, te has limitado a poner en manifiesto tu desacuerdo con la composicion. Yo simplemente lloro de felicidad. Por primera vez en mi vida, la cabeza no me pica como si tuviera piojos.

    ResponderEliminar
  10. Hola, Yheda, qué interesante lo que cuentas. Es cierto que cada persona, cada organismo y cada piel somos un mundo y lo último que se debe hacer es generalizar. Por supuesto que no siempre lo que se vende como "natural" es mejor, depende muchísimo de la marca y de lo que nos estén intentando vender bajo esa etiqueta. Hay mucho fraude y mucho engaño en el mundo de lo natural. No conozco personalmente la marca Apivita, pero estoy mirando la composición de sus champús y no dista mucho de la de Nuggela&Sulé. Llevan muchos ingredientes que un champú natural no debería llevar, como sulfatos, conservantes, siliconas y EDTA (https://gorgowood.files.wordpress.com/2014/05/propoline-4-1.jpg). También es verdad que lo natural no siempre es lo mejor para las pieles reactivas o con tendencia a sufrir alergias. En cualquier caso, me alegro mucho de hayas encontrado un champú que te funciona, aunque te recomendaría que no te cerrases puertas y siguieras indagando e investigando por ti misma qué es lo que mejor te funciona, qué ingredientes debes evitar y cuáles son los más adecuados para tu pelo y tu piel :) ¡Suerte!

    ResponderEliminar
  11. YO COMPRO EN www.PARAFARMACIADECONFIANZA.ES POR QUE LO RECOMIENDA MELI CAMACHO, he llamado hoy y me han dicho que prontro traeran champues y mascarillas directamente fabricados en brasil, y ampollas para fortalecerlo desde argan,Semilla de Lino,Aceite de Ojón,Manteca de Karité, y la 12 en 1: 12 veces más resistencia, hidratación, brillo y suavidad. Tratamiento a base de aminoácidos esenciales y vitaminas. Acción directa sobre la parte más interna de la fibra capilar.Yo compro por tlefono por que internet no lo se manejar muy bien, solo lo hace mi hijo, yo suelo comprales por que simpre tinen novedades y cosas de calidad, y efectivas si no no compraria.

    ResponderEliminar
  12. Me ha gustado leer tu post y ver opiniones, yo acabo de publicar una reseña en mi blog y para próximas me apunto lo de hacer foto a los ingredientes.
    Yo sabía que el champú tiene ingredientes normales que no es cosmética natural (utilizo marcas de super mercado y también de iHerb naturales pero este sabía que no lo era) La verdad es que el acabado que deja me ha gustado tengo el pelo muy liso y me da algo de volumen, me limpia bien y eso que tengo el pelo graso y no me reseca las puntas, lo que no me parece bien es que se haya dicho que es natural cuando evidentemente no lo es.
    Te comento también para decirte que no cuesta 30€ (ahora al menos ya no) yo lo he repuesto en una farmacia online por 16 con algo y en El corte lo vi por 19 con algo. Me ha gustado mucho tu blog :) no encuentro el widget de los seguidores así que me quedo a seguirte por Twitter!

    Un besazoo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que desastre soy! pensaba que lo de la izda era tu twitter y es para compartir! un besiiiiii

      Eliminar
  13. ¡Qué bueno tu post! Gracias por compartirlo, estába buscando más información sobre este champú de cebolla que tanto éxito parecía tener para ver si lo incorporaba al catálogo de mi tienda. Al no encontrar fácilmente su INCI, comenzaba a sospechar que tan natural no sería y, voilá! me he topado con tu blog :) Así que queda descartado, muchas gracias por ayudarme!!

    ResponderEliminar
  14. Acabo de leer tu post, solo aclararte que además de los buenísimos resultados que está dando este tratamiento decirte que el tamaño del champú es de 250 y su precio ronda los 17€ (no 100 por 30€)

    Un saludo

    ResponderEliminar
  15. Acabo de leer tu post, solo aclararte que además de los buenísimos resultados que está dando este tratamiento decirte que el tamaño del champú es de 250 y su precio ronda los 17€ (no 100 por 30€)

    Un saludo

    ResponderEliminar
  16. Mil gracias por la investigación, era justo lo que andaba buscando. Demasiado bonito lo pintaban ;)

    ResponderEliminar
  17. Mil gracias por la investigación, era justo lo que andaba buscando. Demasiado bonito lo pintaban ;)

    ResponderEliminar
  18. Me ha encantado la entrada. Justo acabo de leer lo de ese champú y me he puesto a buscar como loca y obvio no aparecían los ingredientes y muy ecológico no me parece. Yo tb me estoy pasando a lo ecológico. Llevo 1 año sin usar champú convencional y ahora las cremas me las hago yo. Un placer conocer tu web!

    ResponderEliminar
  19. Yo he conseguido el champú por 13 E los 250 ml y la verdad que el pelo queda limpio y suave como con ningún otro que haya usado

    ResponderEliminar
  20. Aquí lo podéis encontrar a un precio decente:

    http://www.farma-amparo.es/higiene/147-champu-de-cebolla-roja-nuggela-y-sule.html

    ResponderEliminar